Lectura de la borra de café: origen y verdades

Desde tiempos remotos, el hombre se ha interesado por conocer acerca de su futuro, saber cuáles son los hechos que regirán su destino Y numerosas son las herramientas que se han utilizado para este fin. El uso de objetos, la lectura de naipes y la observación del firmamento son algunas. Dentro del uso de objetos, podemos destacar la lectura de la borra de café, que es también conocida como cafeomancia, que está tan cercana a nosotros que incluso hasta nuestras abuelas la usan. Si quieres saber más de esta técnica, acá te daremos algunos apuntes, acerca de esta interesante herramienta.

Cafeomancia

La lectura del café, también conocida como cafeomancia, es el arte de adivinar y analizar, a partir del café y su origen no está bien estipulado y se pierde en la historia de la humanidad, numerosas son las sociedades que utilizaron este medio para saber qué les deparaba el destino. Entre ellas encontramos a los turcos, los libaneses, gitanos, árabes y europeos que disputan su procedencia y que lo practican de generación en generación, hasta nuestros días. Su fundamento se basa en la energía que una persona traspasa a la taza donde bebe al sostenerla

Se dice que ingiriendo su bebida lentamente, puede conocerse el pasado, presente y futuro de una persona a partir de las figuras que se forman en los residuos del café, al interior de la taza. Cada una de ellas tiene un significado distinto, dependiendo del lugar en el que aparece. Existen muchas formas mediante las cuales se lee este elemento, tradicionalmente, se ha hecho con café turco, pero siempre se puede usar otro claro está, teniendo en cuenta que sea molido y no instantáneo. Leer el café es una labor que requiere de experiencia, se hace a partir de conocimientos adquiridos de padres a hijos, o de personas bien informadas.

Procedimiento e interpretación

Para esta actividad, se deben seguir una serie de pasos para poder llegar al resultado final, hay que tener en cuenta que el café se debe hacer en cafetera italiana, y se debe servir en una taza blanca que preferiblemente tenga la boca ancha y las paredes rectas. Se necesita de mucha concentración y disposición, el consultante toma la taza con la mano derecha, y bebe su café lentamente concentrándose en lo que quiere saber.

Se tiene que dejar una poca cantidad de líquido dentro de la taza y una vez terminado, se agrega un poco de café en polvo, con el asa al frente de la persona, se inclina la taza y se le dan 3 vueltas en contra de las manecillas del reloj. Se inclina aún mas la taza y se vierte el residuo en un plato. Para dar una interpretación, se debe tener delicadeza y paciencia para observar detenidamente, las figuras que puedan aparecer, estas visualizaciones, dependen del criterio de la persona que haga la interpretación. Normalmente aparecen letras, números y objetos que tienen su respectivo significado, es deber del consultante respetar los resultados y no forzarlos, ya que, de lo contrario, el método no tendrá validez.

Artículos relacionados