Leyendas y mitos relacionados con el signo de Virgo

Virgo es un signo relacionado directamente con la figura femenina y su aparición en el cielo de la tierra coincide con la llegada de la primavera. En la cultura cristiana se vislumbra como el anuncio de la pascua y todo lo que tiene que ver con estos días que para le fe Cristiana son tan importantes. Para los antiguos Babilonios la constelación de la mujer es la representación de la Diosa Ishtar, Madre de la fertilidad y de las cosechas. Se dice que Ishtar bajó al infierno en busca de su amante Tammuz el Dios de las cosechas. Al quedar atrapada en el inframundo, comenzó a haber caos en la tierra, así que los otros Dioses la liberaron.

Leyenda de la Doncella Virgen

Se cree que la imagen de la mujer pura y virgen está asociada con Virgo. Realmente es la maternidad como don Divino lo que representa la mujer, sea Ishtar o la Virgen María, para los cristianos. En ambos casos, se dignifica a la feminidad y el don de dar vida, mostrando a la Madre naturaleza como responsable de perpetuar la vida en la tierra permitiendo buenas cosechas y suelos fértiles.

La lucha entre la mujer fértil y la pureza no son más que dos lados de la misma moneda y en cierta forma se complementan mirando hacia el mismo lado bueno de las cosas. La mujer es fecunda por su capacidad de perpetuar la especie, pero también tiene un carácter divino por esa misma razón, que la enaltece y la coloca en un lugar privilegiado de la creación y de la historia de la humanidad.

La figura de Démeter

Para los Griegos, Démeter era la Diosa Madre de la fecundidad y gracias a ella los hombres aprendieron a trabajar la tierra y a preparar el pan. El trigo es el grano de la vida, por excelencia. Incluso su planta y grano eran relacionados con el cuerpo y el alma del hombre. El grano de trigo se separa de la cáscara, como el alma del hombre se aleja del cuerpo, a la hora de morir. Pero igual su alma sigue siendo fecunda y solo cambia de plano espiritual. El grano como tal pasa a ser pan, por medio de una transformación donde se crea un mejor hombre, con las manos de la Diosa Madre.

Dice la leyenda que Démeter enseñó a los hombres a preparar pan y a aprovechar todos los frutos de la tierra. Es Virgo quien selecciona entre los hombres los que darán más frutos y se creía que la Diosa Démeter era la encargada de seleccionar los mejores frutos para continuar la vida. Hacer pan tiene una analogía muy fuerte con el milagro del nacimiento, para los Griegos. La Levadura incluso era símbolo del soplo de vida y del alma. Los expertos en el horóscopo siempre han dado a Virgo la capacidad de distinguir entre lo malo y lo bueno. La transformación constante del hombre y su búsqueda incansable de la sabiduría, con la intensión de ser mejor cada día.

Artículos relacionados