El tarot y los signos zodiacales

El tarot y los signos están unidos y eso lo podemos ver todos los días en la televisión. Los adivinadores de mayor prestigio mundial utilizan las cartas para revelar que nos depara día tras día, desde realizar una tirada de tarot del amor, hasta planificar nuestro futuro profesional. Pero hay mucho más en esta unión entre dos disciplinas propias de la adivinación y la clarividencia. De hecho, se sabe que hay doce arcanos mayores que representan a cada uno de los signos del zodiaco. Aquí conocerás cuales son y el significado de cada carta.

Todo comienza con Aries el emperador

La carta del tarot que representa a Aries es la del emperador. Precisamente sus nativos son personas que se rigen bajo la lógica del poder y lo quieren obtener a como dé lugar. Precisamente, esto define la dirección de su voluntad, la cual es una de las más fuertes del zodiaco. Tauro en el tarot es el papa, fiel a sus creencias y a la tradición. Las columnas que están detrás de su figura representan la estabilidad y permanencia propia de este signo. Por su parte, a Géminis se le asigna la carta de los amantes. Simplemente, dos seres opuestos que se complementan en su dualidad. Al igual que el signo, la carta refleja los dos lados diferentes de una misma persona.

Intuitivos y en constante movimiento, Cáncer está representado por la carta del carro. Precisamente, lo importante en este signo es la dirección que se trazan, pudiendo ir hacia su objetivo o perdiéndose en el peor de los casos. Entre tanto, la carta de Leo es la fuerza. Esta carta simboliza la voluntad que está entre la razón y la fortaleza. Además, la misma denota fortuna y si hay un signo exitoso y afortunado en el zodiaco es Leo. En la carta aparece una mujer agarrando a un león por la boca. Con respecto a Virgo, el ermitaño sería su naipe representativo. El mismo hace alusión a la identidad propia y fuerte de los regidos por este signo, algo que muy propio de ellos. No dejarán de ser lo que son por nada en el mundo.

Sigamos con los seis signos restantes

El equilibrio y la diplomacia son dos cosas que los nativos de Libra entienden de sobra. Precisamente, su representación en el tarot es la carta de la justicia. Ellos siempre tratarán de ser objetivos y justos en cada acción. Por su parte, la carta de Escorpio es la muerte, debido a que la misma simboliza las transformaciones internas del individuo. Recordemos que este es el signo más espiritual y toda su existencia se fundamenta en la búsqueda de ese algo divino. Siguiendo con el orden, la carta de la templanza es la asignada para Sagitario. Recordemos que sus regidos afrontan el cambio con buena perspectiva y van siempre en busca de la sabiduría.

Entre tanto, a Capricornio se le asigna el naipe del diablo. No se trata de que ellos sean malignos, sino que esta es la carta del emprendimiento y las ambiciones. Solo tú tienes la clave para liberarte de aquello que te oprime. Acuario equivale al naipe de la estrella, con su paz, armonía interior y tranquilidad. Esta es una carta muy anímica y obedece a realidades internas. Para finalizar, los emocionales de Piscis tienen su representación en el tarot con la baraja de la luna. La misma habla sobre el subconsciente y sus profundidades, así como aspectos emocionales de los individuos.

Artículos relacionados